Partidos políticos podrán acceder a los datos ideológicos de los votantes

La nueva Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) que aun se encuentra en proceso por el senado, está a punto de volver a ser tema de debate dentro del Congreso para su aprobación definitiva. En su redacción actual, esta establece una “cobertura legal” para que los partidos políticos puedan recopilar datos y hacer uso de ellos para la creación de perfiles políticos de los ciudadanos, lo que por consiguiente favorecerá completamente la propaganda política de los mismos, muy parecido aquel escandalo en el que se vio involucrado Cambridge Analytica al utilizar los datos de millones de usuarios de Facebook.

El abogado José García Herrero, especializado en protección de datos, ha publicado en Twitter lo siguiente “nueva LOPD y Partidos políticos: algo huele mal (pero que muy mal) en la disposición final tercera. Todos los partidos políticos se han puesto de acuerdo para aprobar la LOPD. Por unanimidad” ¿Dónde está el truco?”. En una entrevista que realizó al diario Público, añadió que “parece que para reformar la Ley Electoral en este sentido – con un claro beneficio para todos los partidos políticos en su actividad electoral – no hay problema alguno”.

El Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (RGPD), establece claramente una serie de normas que protegen los datos de los ciudadanos cada vez que este realiza una actividad en la web dónde tiene que poner a disposición sus datos ante la compañía de la red, cada ciudadano debe aceptar un consentimiento donde se le informe claramente que datos y para que serán utilizados.

Lo que la nueva LOPD pretende, es incluir el articulo “58 bis” en la disposición final tercera, punto 2, que les permite a los partidos recoger datos de los ciudadanos sobre opiniones políticas, que pueden obtener a través de “paginas web y otras fuentes de acceso público para la realización de actividades políticas durante el periodo electoral”. Este añadido, además de permitir el acceso a información personal, modifica la Ley Organiza del Régimen Electoral General (LOREG).

Asimismo, el articulo “58 bis” establece el envió de propaganda electoral por medios electrónicos, mensajería, redes sociales o equivalentes, y estos no serán considerados comerciales. Esto significa que no serán regulados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI), ya que al no entrar dentro de la categoría de publicidad comercial a efectos de la LSSI, se puede hacer envió de publicidad no solicitada sin el consentimiento de los usuarios.

Esto es una clara incongruencia entre el reglamento europeo y la nueva LOPD. Anteriormente la antigua LOPD se refería a fuentes accesibles a casos muy concretos: boletines oficiales, datos de los colegios profesionales, censos promocionales y las guías telefónicas. Sin embargo, todo esto cambió con el RGPD, ya que no existe ningunas “fuentes de acceso público” en ninguno de sus apartados.

La mayoría de los expertos señalan esta modificación como una “legalización” a lo que hizo Cambridge Analytica, o algo similar. Borja Adsuara responde al Tweet de García Herrero, añadiendo lo siguiente “Indispensable lectura. Esto es más grave que los de Cambridge Analytica, porque supondría su legalización”.

En conclusión, esta nueva Ley permite camino libre a los partidos políticos para que hagan uso de datos como números telefónicos, redes sociales y correos electrónicos, sin la autorización de los usuarios, con la finalidad de hacer propaganda política y que estos puedan bombardear de información a las personas gracias a la información sobre opiniones políticas que se obtiene de cada uno.

¿Cómo detener esto? La ley dispone en esta normativa, un método “sencillo” para ejercer el derecho de oposición, ya que aunque se ha saltado algunos puntos expuestos en el RGPD, esta imposición del reglamento ha sido respetada. Esta actividad de monitoreo y envío de propaganda “hipersegmentada” siempre que el ciudadano se entere de ella, podrá oponerse a ella.